Información incorrecta sobre la nutrición

May 2017


La información incorrecta acerca de la nutrición existe

En la era de hoy de “libertad de elección” los consumidores pueden usar cualquier producto que quieran, aun si no es de utilidad. Sin embargo, esto no le da el derecho a nadie a venderle a usted productos o tratamientos inútiles. El fraude en el sector salud, la promoción de productos falsos o productos no aprobados para obtener ganancias, le cuesta a los consumidores billones de dólares cada año.

Estar informado es la mejor protección contra el fraude en la salud. Poder reconocer el fraude antes de malgastar su dinero o poner en peligro su vida es esencial para la prevención de este fraude. A través de la educación usted puede conocer los métodos usados por los promotores y el lenguaje fraudulento.

La información incorrecta confunde

El fraude relacionado con el contenido nutricional de los productos es un buen ejemplo de fraude en el sector salud. El mismo describe los abusos que ocurren como resultado de afirmaciones engañosas acerca de los alimentos o de productos nutritivos. Estos productos pueden incluir alimentos tradicionales, suplementos alimenticios, productos dietéticos, sustancias alimenticias,  planes de dieta y aparatos.

La moda basada en los alimentos o la creencia exagerada en los efectos de los alimentos o de la nutrición sobre la salud o sobre las enfermedades, avivan el fraude nutricional. La popularidad de algunos alimentos está basada en falsas creencias, como por ejemplo: 1) ciertos alimentos tienen atribuciones especiales las cuales pueden curar enfermedades; 2) ciertos alimentos deberían ser eliminados de la dieta porque son dañinos y 3) ciertos alimentos tienen beneficios especiales para la salud.

El fraude nutricional puede llevarle a perder dinero, a dejar de buscar el cuidado médico correcto y/o a la falta de dinero para el tratamiento adecuado. También puede suceder, que se sustituya una buena práctica nutricional por una mala o que le ocasione una enfermedad.

El fraude nutricional es un motivo de gran preocupación en los Estados Unidos. Promotores altamente especializados y técnicas de mercadeo que promueven productos fraudulentos han desplazado a los charlatanes que antes viajaban vendiendo sus productos.  La manera en que la información incorrecta acerca de la nutrición le llega a usted puede ser muy sutil.

Libros, programas de opinión, revistas y artículos en los periódicos, propagandas y empresas de venta por correo frecuentemente distorsionan la información relacionada con el contenido nutricional. Desafortunadamente, pueden ser amigos o miembros de la familia que le digan las maravillas de un alimento especial o de una dieta. Qué lamentable es poner la esperanza en algunos alimentos especiales cuando lo qué realmente necesitamos es una dieta balanceada.

Desafortunadamente, muchas personas creen equivocadamente que cualquier cosa que está por escrito o que se vende es confiable. Hay muchas agencias federales y estatales que tienen regulaciones para controlar el fraude en el sector salud. Sin embargo, las declaraciones engañosas sobre los alimentos y nutrientes son difíciles de controlar. Hay límites en lo que pueden hacer las agencias del gobierno acerca de las prácticas del fraude nutricional. El gobierno debe cumplir con los derechos básicos de la libertad de expresión y la libertad de prensa. La información acerca de la nutrición, sea o no sea científicamente correcta, está protegida por la primera enmienda de la constitución de Los Estados Unidos. Esto significa, que usted como consumidor, debe evaluar muy bien las declaraciones que oye acerca de la nutrición. “Caveat Emptor” es un término en latín que significa “Cuidado por parte del comprador”. Los alimentos no son mágicos y no son la cura para todo. Sin embargo, hay promotores que afirman lo contrario. Si ellos no hacen estas declaraciones directamente, pueden usar propagandas que dan a entender estas declaraciones falsas. Por lo tanto, ser un consumidor bien informado es la mejor defensa que se tiene contra la falsa información y el fraude.

¿Cómo descubrir la información incorrecta sobre la nutrición?

Escuche bien, haga preguntas e investigue las declaraciones acerca de la nutrición. Usted podría darse cuenta de la información falsa referida a la nutrición. Muchas declaraciones falsas juegan con nuestros temores a las efermedades. A continuación hay algunos consejos dados por la Administración de Alimentos y Medicamentos ( en inglés, Food and Drug Administration, FDA) para verificar la información acerca de la nutrición.

  1. Ponga atención a las declaraciones de aprobación del FDA. La ley actual no permite que se use el término “FDA” de ninguna manera que sugiera su aprobación.
  2. Busque las palabras claves. Sea cuidadoso acerca de esos productos que usan palabras como: “natural”, “milagroso”, “cura” o “descubrimiento”. Estas no son palabras científicas. Las curas por problemas médicos graves no se encuentran a través del correo o en los productos que se venden de puerta en puerta.
  3. Pida que le permitan leer la etiqueta del producto. Al seguir las instrucciones en la etiqueta, el usuario debería darse cuenta de los beneficios que el producto afirma tener. Tenga precaución si en la etiqueta no se explica con claridad como se pueden obtener todos los beneficios.
  4. Verifique si la información dada en la propaganda o en el material de promoción es diferente a la información en la etiqueta del producto. La FDA puede prohibir la introducción de cualquier alimento, medicamento, aparato o cosmético que no tenga la información correcta en la etiqueta. Solamente información veraz y no engañosa puede estar en la etiqueta. Por lo tanto, la mayoría de las declaraciones falsas no están escritas en la etiqueta de los productos. Frecuentemente las declaraciones falsas se encuentran en los libros, televisión, folletos y en materiales promocionales. Las regulaciones en estos tipos de materiales son difíciles debido a la primera enmienda de los derechos de la libre expresión y la libertad de prensa de la constitución de Los Estados Unidos.
  5. Insista en una identificación completa. Si la propaganda menciona clínicas médicas o personal médico, busque que los nombres completos, direcciones y números de teléfonos sean reales y accesibles.
  6. Pregunte por la aprobación del producto por la FDA. Todos los fabricantes de productos médicos legítimos que comercializan entre estados deben estar registradas en la FDA y tienen la lista de los productos en la FDA. Algunos medicamentos, aparatos médicos y productos para diagnósticos necesitan tener la aprobación de la FDA antes de salir al mercado. Pida que le muestren el documento de registro de la compañía en la FDA, el documento que nombra el producto o el documento de aprobación para comercializar el producto de la FDA.
  7. Cuidado con los patrocinadores que dicen que sus productos no necesitan la aprobación de la FDA. Algunos de ellos dicen que los suplementos y algunas “sustancias naturales” no necesitan la aprobación de la FDA porque son alimentos o tienen ingredientes alimenticios. Bajo la ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (en inglés, the Food, Drug, and Cosmetic Act), un producto es un medicamento si afirma afectar alguna condición médica. El propósito de los medicamentos es tener un efecto en el funcionamiento del cuerpo. La FDA también requiere la aprobación de la combinación de medicamentos ya aprobados.
  8. Preste mucha atención cuando dicen que cura las enfermedades serias. Sea cuidadoso especialmente de esos productos que dicen curar multiples problemas de salud. No trate problemas médicos graves con productos enviados por correo o que venden de puerta en puerta.
  9. Tenga cuidado en diagnosticarse a usted mismo basandose solamente en los síntomas. Esto podría ser peligroso si el diagnóstico es falso. Recuerde que la gente se cansa y ocasionalmente le duele algo. Hay muchas causas para tales síntomas universales. Para un diagnóstico correcto se necesita el examen físico de un profesional médico. Posponer un tratamiento puede hacer que una enfermedad progrese hasta el punto que ya no se pueda hacer nada. Si usted necesita un medicamento, su médico debería recetarlo.
  10. Investigue cualquier producto médico que sea “apoyado por una estrella” o por una “persona de renombre”. Cualquier promotor debe mostrar que el patrocinador está de acuerdo con la campaña publicitaria. Recuerde que estas publicidades no son evidencias científicas. La FDA puede regular lo que se escribe en la etiqueta del producto, pero no lo que alguien dice que le sucedió.
  11. Tenga precaución de las recomendaciones de la dosis de vitaminas o minerales más altas que lo estipulado por la Referencia del Consumo Alimenticio (en inglés The Dietary Reference Intake, DRI) o de los compuestos no nutritivos. Las fuentes confiables unicamente recomendarán la dosis de vitaminas y minerales en concordancia con el DRI. Solamente en ciertas condiciones como embarazos o enfermedades graves se usan dosis más altas que las del DRI.
  12. Si el producto parece ser demasiado bueno para ser cierto, lo más seguro es que no lo sea.

Usted tiene el derecho a verificar

Ejerza su derecho a verificar. Si sospecha que un producto que a usted le interesa es un producto fraudulento, hay un número de cosas que puede hacer:

  • Pida las evidencias de todo lo que se dice del producto y la garantía por escrito.
  • Consulte con su médico, con la sociedad de médicos del condado, con nutricionistas, con el departamento de nutrición o con el educador de extensión del condado acerca del producto y lo que se dice del producto.
  • Contacte la oficina de la Administración de Alimentos y Medicamentos (en inglés, Food and Drug Administration, FDA) en la zona donde usted vive o en la oficina central del país.
  • Pregunte en la oficina de Buenas Prácticas Comerciales (en inglés, Better Business Bureau) o al Grupo para los Intereses del Consumidor (en inglés Consumer interest group) por la reputación del promotor del producto.
  • Avise a la oficina local de correos acerca de las promociones de productos por correo.
  • No haga compras inmediatamente. Diga que quiere pensarlo muy bien primero. Averigüe el producto y lo que se dice del mismo. Un producto confiable pasará la prueba de su verificación.

Referencias 

Whitney, E.N. & S. R. Rolfes, Understanding Nutrition, 13th ed. 2013. Thomson /Wadsworth Publishing Co., Belmont, CA.

United States Department of Agriculture. ChooseMyPlate.gov. Accessed at: www.choosemyplate.gov

United States Department of Agriculture. Dietary Guidelines for Americans 2010. Accessed at: http//www.cnpp.usda.gov/DietaryGuidelines.htm

Janice R. Hermann, PhD., RD/LD

Especialista de Nutrición

DASNR Extension Research CASNR
OCES  Contact
OCES
139 Agricultural Hall
Oklahoma State University
Stillwater, OK 74078
OKLAHOMA STATE UNIVERSITY