Las parejas y el dinero: hablemos sobre esto

May 2017


Todas las parejas necesitan hablar sobre asuntos de dinero, tales como quién va a pagar las cuentas, qué tipo de cuenta bancaria tendrán (individual, conjunta o ambos) y la cantidad de gasto personal que se permitirá. Los problemas en el manejo de dinero pueden causar estrés en una relación e incluso llevar al divorcio. Por ejemplo, grandes deudas que pertenecían a uno antes del matrimonio pasan a ser responsabilidad del matrimonio y a menudo causan problemas para las parejas debido al estrés que envuelve el conseguir cancelarlas totalmente.
Cuando los problemas de dinero se salen de control, lo mismo puede ocurrir en la relación. Los argumentos pueden causar que las tensiones se intensifiquen y poner a la pareja  en riesgo de violencia. Cuando los problemas de dinero se elevan a este nivel, las parejas necesitan buscar la ayuda de un consejero profesional inmediatamente. Ojalá que la información proporcionada en esta hoja informativa ayude que las parejas encuentren una manera de hablar de cuestiones de dinero antes de que la situación se torne demasiado grave. Tratar con dinero puede ser muy difícil para las parejas, pero ¡sí, se puede hacer!

¿Por qué las parejas pelean por cuestiones de dinero?
Hay algunas razones por las cuales las parejas pelean por el dinero. Una de ellas tiene que ver con el poder. Tradicionalmente, los hombres han ganado más dinero y han tenido más poder en las familias, mientras que algunas mujeres han dependido exclusivamente de sus maridos para el soporte financiero. Sin embargo, muchas de ellas hoy están trabajando tanto como los hombres y ganan una buena cantidad de dinero. En la medida que las mujeres aportan más dinero  al hogar, se sienten más libres para tomar decisiones acerca de lo que la pareja hace con el dinero.
Las parejas discuten sobre los gastos debido a que tienen prioridades distintas. Un miembro de la pareja tal vez piense que ahorrar dinero para el futuro es lo más importante, mientras que el otro cree que se debe utilizar el dinero para comprar las cosas que se desean inmediatamente. Es muy importante discutir las prioridades de manera que se satisfagan las necesidades de ambos miembros de la pareja.

Platicar acerca del tema
Hablar de dinero es muy importante para una relación sana. Muchas parejas dicen que el dinero provoca conflictos y estrés en las relaciones, pero a menudo no es el dinero lo que causa problemas. A la mayoría de la gente no le gusta hablar de las finanzas, pero para las parejas que tratan de mantener una buena relación, es especialmente difícil. En primer lugar, nadie quiere dar la impresión de ser egoísta. Cuando el hablar de dinero lleva al conflicto, pueda que se sienta como si la relación estuviera fallando. En segundo lugar, porque a veces los hombres ganan más dinero, las mujeres piensan que no tienen el derecho de expresar sus sentimientos sobre este punto. Esto es más común si la mujer no trabaja fuera del hogar. Si la mujer no toma decisiones en cuanto al dinero, se podría minimizar el valor del cuidado de los niños y de la gestión que ella provee en el hogar.
El mejor momento para las parejas comenzar a conversar acerca del dinero es antes de la boda, de manera que ambos saben lo que el otro espera y cómo van a gastar su dinero. Sin embargo, la mayoría de las parejas no lo hacen. Aquí hay algunos asuntos acerca del dinero que las parejas deberían platicar:
   Metas en cuanto al dinero – Asegúrense de ser abierto y honesto el uno con el otro y tratar de comprender las metas que cada uno tiene sobre el dinero. Las metas cambian a lo largo del matrimonio. Es muy importante compartir las ideas con el compañero y comprender las diferencias del otro con el fin de asegurar un futuro financiero estable. Es normal estar en desacuerdo, pero hay que trabajar juntos para asegurar que las decisiones que se toman les hacen felices a ambos. Cuando hay problemas para ponerse de acuerdo sobre cómo gastar el dinero, visiten a un asesor financiero. Este servicio es a menudo gratuito y bien vale la pena el esfuerzo de obtener el asesoramiento de una persona neutral.
 ¿Qué se espera? – Las expectativas juegan un papel importante en cuan fácilmente las parejas se ajustan a diferentes estilos en la administración del dinero. Algunas familias conversan antes de hacer una compra importante y de planificar para los gastos grandes como tomarse unas vacaciones, pero otros no lo hacen. Si uno de la pareja procede de una familia que hablaba sobre los asuntos del dinero pero el otro no, sus expectativas pueden diferir significativamente. El conflicto de expectativas puede conducir al constante desacuerdo sobre cómo se gasta el dinero. Las expectativas vienen de la observación de las reglas familiares sobre el dinero. Todas las familias tienen reglas. La pareja puede platicar acerca de cuales fueron las reglas de su familia mientras crecían. El “cuestionario para parejas” que está esta publicación, es otra herramienta para estimar el nivel de compatibilidad en cuestiones de dinero y es un buen punto de partida para hablar sobre las expectativas.
 Hacer un plan por escrito – No hay nada mejor para afirmar los planes financieros que ponerlos por escrito. Es por eso que los consejeros financieros y los asesores sugieren tener por escrito un plan de gastos y actualizarlo a medida que cambian las prioridades. Se puede descargar un formato para desarrollar un plan de gastos con la publicación T-4149, “El rompecabezas financiero: Armando las piezas juntas” en www.fcs.okstate.edu. La publicación se puede encontrar en los links de “Publicaciones” y “Family Economics and Management” (Familia Economía y Administración) o poniéndose en contacto con un educador de la Extensión Cooperativa y preguntando por la publicación. El uso de las hojas de trabajo en esta guía ayudará a desarrollar una visión de una buena situación financiera y hacer un plan para el año que viene.

Sistemas para manejar el dinero
Las parejas que manejan dinero con éxito suelen tener un sistema que han acordado. Decidir cual sistema se ajusta mejor a una relación en particular y mantenerlo puede aliviar las tensiones generadas por el dinero. Hablen lo bueno y lo malo de un sistema particular. Conversar de esto ayudará a comprender cómo uno de la pareja ve la relación cuando se trata de dinero. No importa cual sistema manejen, ¡lo más importante es sí ese sistema funciona!
Sistema de gestión independiente
Algunas parejas creen que todo debe mantenerse separado, incluyendo las cuentas bancarias. Esto puede ser una opción saludable para algunos, ya que permite a cada individuo comprar regalos para el otro sin tener que pedir. Para otras parejas este estilo puede revelar problemas en la relación y podría indicar una grave falta de comunicación o de compartir. Recuerden, la planificación financiera refleja los objetivos y prioridades compartidas.
Sistema de canasta
Muchas parejas comparten las responsabilidades monetarias. Las cuentas bancarias se unen y los gastos del hogar se pagan con esta cuenta.
La pareja establece un tiempo para repasar las cuentas y establecer metas. Hablan de dinero abiertamente, son honestos y confían el uno al otro con su dinero.
Sistema salarial total
A veces el mejor sistema es que uno de la pareja maneje el dinero. Tiene sentido que aquel que tiene las mejores habilidades financieras debería tomar el liderazgo. Esta persona puede hacerse cargo de cosas como pagar las cuentas y hacer el seguimiento de los pagos. Quien esté a cargo de la administración de estas tareas debe tener cuidado de no ser demasiado controlador y asegurarse de preguntarle al compañero(a) su opinión sobre las decisiones monetarias importantes.
Sistema de combinación
Hay muchas maneras diferentes de manejar el dinero y cada una depende de lo que funciona mejor y lo que parece justo para la pareja. Tener sistemas contradictorios para el manejo de dinero causará frustración y peleas. En muchos casos, la mayor parte del trabajo no remunerado en el hogar es proporcionado por la esposa, incluyendo el cuidado de los niños y las tareas del hogar. En casos como este, podría ser una buena idea crear cuentas para diferentes propósitos, tales como el manejo del hogar y ahorros. Podría ser importante para el cónyuge que no está empleado fuera del hogar, tener su “propio dinero”. Esta es otra área para conversar. En las relaciones donde una persona gana más que la otra y comparten una cuenta común para los gastos de la casa, se puede optar por contribuir a la cuenta basándose en el porcentaje de los ingresos del hogar obtenidos por cada uno. Por ejemplo, si el ingreso combinado del hogar es de $100.000 y uno de la pareja gana $ 60.000 y el otro $40.000, uno pagará 60 por ciento para los gastos y el otro pagará 40 por ciento.

Cosas por hacer
Mantengan un plan de gastos por escrito para saber exactamente donde se va el dinero. Esto ayuda a una pareja a aprender sobre hábitos de gastos y de ahorros. Coloquen sus planes por escrito tan pronto como sea posible.
Hablen acerca de las metas. En la pareja cada uno debe entender la meta del otro.
¿Puede una persona ser la que pague las facturas? Ambos deben estar involucrados en la toma de decisiones sobre el dinero, pero deben decidir qué persona realmente pagará las cuentas.
¿Compartir una tarjeta de crédito? Puede ser una buena idea que cada persona tenga su propia tarjeta de crédito. Es importante desarrollar un buen historial de crédito individual y será menos problemático si en algún momento la pareja se separa.
Mantengan el control. Comprar cosas necesarias en lugar de las cosas deseadas.
Decidan lo que es más importante y piensen antes de actuar.

Consejos para hablar sobre el dinero
•    Establezcan un tiempo semanal para hablar sobre asuntos de dinero. Hagan esto alrededor de una mesa para colocar cualquier documento financiero. Asegúrense de que este lugar sea cómodo.
•    Está bien estar en desacuerdo. Esto puede ser saludable para una relación. Pero recuerden, esta conversación procede del amor. No dejen que los desacuerdos se salgan fuera de control.
•    Tengan conversaciones sanas. Sean específicos acerca de los pensamientos y sentimientos sobre el dinero sin culpar al otro. Usen declaraciones que comienzan con “yo siento” y “yo necesito.” Intenten comprender y apreciar los sentimientos de su pareja escuchando con atención su respuesta. Dígale a su pareja: “Entiendo” y deje saber a su pareja que es apreciada. Culpar al otro por los errores sólo causará más problemas.
•    Si tiene dificultad para tomar una decisión, haga una lluvia de ideas para encontrar una solución entre los dos.
•    Salgan a caminar juntos. El aire fresco le proporcionará relajación después de las conversaciones sobre dinero.


“Cuestionario para parejas”:
¿Cuál es su compatibilidad financiera?
(Adaptado de www.ihatefinancialplanning.com)

Responda “verdadero” o “falso” a cada una de los siguientes declaraciones.

1.     Estamos conscientes y cómodos con las personalidades monetarias de cada uno.
2.     Hemos hablado de nuestras metas financieras a corto y a largo plazo.
3.     Mi pareja y yo sabemos mucho sobre finanzas personales.
4.     Mi pareja y yo hemos hablado de un plan para el manejo de nuestras finanzas.
5.     Hemos planeado para el impacto que el matrimonio tendría sobre nuestros impuestos.
6.      Hemos decidido cómo repartir la tarea de la administración de dinero.
7.     Entendemos la importancia de establecer un plan de gastos realista.
8.     Conozco la personalidad de mi pareja en cuanto a la inversión financiera y la tolerancia al riesgo.
9.     Yo sé cuánta deuda mi pareja está trayendo a nuestro relación.
10.     Hemos hecho un compromiso de conversar regularmente sobre el dinero.

•     Si respondió VERDADERO a ocho o más de las declaraciones, usted y su pareja están en camino a un futuro financiero estable. Sin embargo, sigue siendo una buena idea continuar en la comunicación y trabajar juntos.
•     Si respondió VERDADERO de cinco a siete de las declaraciones anteriores, usted y su pareja necesitan dedicar más tiempo a planificar juntos su futuro financiero. Con la comunicación y la planificación, pueden lograr la compatibilidad financiera.
•     Si respondió VERDADERO a menos de cinco preguntas, no termine la relación todavía. En su lugar, haga un compromiso sincero para discutir estos temas y considerar reunirse con un planificador financiero o consejero con experiencia quien pueda ayudarle a iniciar su relación sobre una base financiera sólida.


Hay muchas alternativas y opciones para manejar los gastos. Si no encuentran una solución en que puedan estar de acuerdo en cuanto a estos asuntos, siempre recuerden que hay ayuda disponible para desarrollar una estrategia para el manejo de las finanzas familiares.
La buena comunicación es la clave para una relación duradera. Hablar del dinero es muy ventajoso en cuanto a ayudar a establecer metas, comprender prioridades y esforzarse hacia las prácticas que aseguren un futuro financiero saludable y estable.

Bibliografía
Chatzky, J. (2001). Everything you need to know about your finances and your future. New York:  Warner Books.
Liberman, G., & Lavine, A. (1998). Love, marriage, & money: Understanding and achieving financial compatibility before-and after-you say “I Do.” Chicago, IL: Dearborn Financial Publishing, Inc
McKinney, J. (2001). B.E. guide to family finances: For richer or poorer? Black Enterprise, 32,109-113.
Osteen, S. R. (2002). The financial puzzle: Putting the pieces together (Publication T-4149).  Available from the Oklahoma Cooperative Extension Service Family and Consumer Sciences  Web site, http://www.fcs.okstate.edu
Pahl, J. (1995). His money, her money: Recent research on financial organization in marriage.  Journal of Economic Psychology, 16, 361-376.
Strong, B., DeVault, C., Sayad, B. W., & Cohen, T. F. (2001). The marriage and family experience: Intimate relationships in a changing society (8th Ed.). Belmont, CA:.
Wadsworth/Thomson Learning
Vogler, C. (1998). Money in the household: Some underlying issues of power. The Sociological Review, 46, 687-713.
Wells, J. G. (1991). Choices in marriage and family (2nd Ed.). San Diego, CA: Collegiate Press.

 

Sissy R. Osteen, Ph.D.
Profesor Asistente
Especialista en Manejo de Recursos

Rachel A. Neal, Ph.D.
Profesor Asistente Invitado

DASNR Extension Research CASNR
OCES  Contact
OCES
139 Agricultural Hall
Oklahoma State University
Stillwater, OK 74078
OKLAHOMA STATE UNIVERSITY